Cobots

Schneider robotiza sus finales de línea en Valencia con tecnología colaborativa

Schneider ha automatizado dos finales de línea en su fábrica de Valencia combinando la tecnología colaborativa de Universal Robots con los sistemas de agarre de OnRobot.

Schneider Electric, una multinacional francesa especializada en el diseño y fabricación de componentes eléctricos para líneas de baja tensión y para el sector de la automatización, produce anualmente en una de sus fábricas ubicada en Valencia 11 millones de interruptores diferenciales. Volcada en el desarrollo de tecnología para la transformación digital, diseña productos conectados con los que obtener información y conocer en todo momento si una instalación se encuentra en correcto funcionamiento.

Robots colaborativos para el montaje de componentes eléctricos

Comprometida con la integración de nuevas tecnologías en sus sistemas de producción, la compañía estuvo realizando pruebas por medio de una solución colaborativa con la que gestionar de forma más eficiente sus procesos y mejorar la ergonomía de los trabajadores en sus puestos de trabajo.

De este modo Schneider ha implementado dos robots colaborativos que combinan la tecnología de Universal Robots y los sistemas de agarre de OnRobot.

«Teníamos un proceso completamente manual, y surgió la oportunidad de automatizarlo para mejorar la productividad. Elegimos hacerlo colaborativo para la productividad, ya que es mucho más flexible que cualquier otra aplicación y, sobre todo, por la seguridad y ergonomía que aportan a la línea de producción. También ocupan mucho menos espacio que los robots industriales», comenta Daniel Ros, Ingeniero de Fabricación Industrial de Schneider Electric.

Directorio de empresas de automatizacion

Para la primera solución emplearon un robot colaborativo de Universal Robots junto con una pinza RG6 en línea de montaje de relés. El sistema ofrece la flexibilidad de coger tanto uno como cuatro relés a la vez, para seguido llevarlos al puesto de conformado y posteriormente al operario.

En el segundo puesto se automatizó el final de una línea de producción, con el que además de utilizar las mismas herramientas que en el caso anterior, se ha añadido un nuevo gripper robótico, concretamente una pinza VGC10 que no necesita ni compresor ni suministro de aire. De esta manera se obtuvo una doble función mediante un gripper dual, por un lado coge los contenedores para llevarlos a la zona de trabajo, mientras que con la pinza RG6 se encarga de recoger cada conector y posicionarlo en los contenedores de plástico.

«En Schneider Electric, el retorno de cualquier inversión que tengamos que hacer debe ser siempre inferior a dos años, pero si no se satisfacen otros indicadores, como la seguridad o la ergonomía en el lugar de trabajo, no será posible seguir adelante», añade Daniel Ros.

Gracias a la implementación de los dos robots colaborativos y las herramientas proporcionadas por OnRobot, Schneider ha optimizado su producción al reducir los tiempos de ciclo y ha logrado que sus trabajadores realicen otras funciones con mayor valor añadido.

Fuente: OnRobot.com

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más