IA

LOS ALGORITMOS DE IA TRANSFORMARÁN LA FORMA DE HACER MÚSICA

La inteligencia artificial jugará un papel muy importante en el futuro de la música. Se sabe que la mayoría de los artistas utilizan algoritmos de IA en sus canciones desde hace muchos años, notándose en algunas de ellas, un contenido 100% sintético.

Inteligencia artificial es capaz de crear música

En cuanto a la experiencia de un concierto, se puede decir que esto es mucho más que las canciones, es una sensación que se comparte. El ser humano es social y por tal necesitan experiencias sociales con otras personas. Adicionalmente, no sabemos dónde comienza lo artificial y donde termina lo tecnológico, por todas las herramientas incluidas en la música con Inteligencia Artificial como tal vez soñó en alguna ocasión Alan Turing, uno de los padres de la IA.

Son más de diez años conviviendo con la Inteligencia Artificial y la música en directo, aunque quizá no nos hayamos dado cuenta; los sonidos y las luces son parte integral desde hace años del sistema de Inteligencia Artificial.

Inteligencia Artificial y música

Es importante señalar que, en la actualidad, existen artistas totalmente artificiales como la robot humanoide Ai-Da que pinta cuadros. También es el caso de Hatsune Miku, quien en el 2007 se convirtió en la primera artista virtual del mundo. Los aficionados del arte y la tecnología, así como los amantes de proyecciones tridimensionales con gran sonido envolvente asisten a sus espectáculos, ya que Miku no se trata de una cantante real, sino de un holograma.

Igualmente, algunos algoritmos existentes permiten simular el toque de un violinista o un chelista, reproduciéndolos de forma automática. Todo esto es de mucha utilidad pues permite analizar con Inteligencia Artificial el tiempo real de los movimientos y estado fisiológico de los directores de orquesta y de los músicos.

Inteligencia Artificial que ayuda a músicos

Un equipo de Georgia Tech Center for Music Technology creó una prótesis con software de Inteligencia Artificial, la cual es utilizada por músicos profesionales que hayan perdido alguna extremidad y que quieren seguir tocando y haciendo música.

Se trata de un brazo robótico que incluye la activación de manera controlada por la mente o los músculos, es decir, el mecanismo es quien realiza este trabajo y no el usuario. A lo que llegamos es que la gran cantidad de datos disponibles, la música digital, los recursos para efectuar análisis por bajo coste y el desarrollo de algoritmos de Deep Learning, han conseguido el auge de nuevos sistemas para producir música. Que nos guste o no, eso ya es otro asunto.

Revista de Robots te recomienda:

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más