EDUCACIÓN Entrevistas ROBÓTICA

Ademir Bermudez; una vida dedicada a la robótica

Hoy tenemos el gusto de presentaros a Ademir Bermúdez, investigador de la Universidad Gerardo Barrios de la sede de Usulután, a 120 km al este de la capital de El Salvador. Nuestro invitado ha participado en ponencias nacionales e internacionales que le han llevado a recorrer desde Centroamérica hasta Los Ángeles (EEUU).

Conferencia de robótica de Ademir Bermudez en el que presentaba a un robot

En ellas ha presentado diferentes proyectos de robótica en los que ha participado, como son el robot Christopher, Robi o Alan.

Pregunta: Ademir, gracias por atender la llamada de Revista de Robots. Antes de hablar de tus proyectos y de cómo decidiste dedicarte a la docencia, nos gustaría saber cómo y a qué edad comenzó tu atracción por la robótica.

Respuesta de Ademir Bermudez: Desde muy pequeño, viendo las caricaturas, películas y series, pensaba cómo seria ese futuro que se observaba y que no era muy lejano, ver un mundo futurista donde las personas convivían con robots y éstos, de alguna manera, eran como “amigos”. Eso fue algo que en mi mente explotó de imaginación, al pensar que un robot se podía mover y hablar conmigo, ayudar en la casa o en un trabajo (como en “los Súpersónicos”). Por lo que decidí que algún día haría un robot que ayudara a las personas, que fuese agradable y confiable.

De niño jugaba con cajas de cartón, tubos y cuerdas, hacia que un robot se moviese al tirar de las cuerdas que estaban enrolladas en sus brazos o cabeza. Pegaba focos pequeños de luces navideñas y simulaba sus ojos. Pensaba “pronto haré uno mejor…

Pregunta: En la actualidad formas parte del equipo de Investigación de la Universidad Gerardo Barrios. Me gustaría preguntarte por la importancia que crees que recibe la robótica respecto a otras carreras en vuestra Universidad y que muchas veces repercute en el presupuesto del departamento para crear y llevar a cabo nuevos proyectos. ¿Existe conciencia entre las demás áreas universitarias de la capacidad de transformación que va a tener la robótica en nuestras vidas, o aún se ve como una tecnología un tanto exótica o futurista?

Respuesta de Ademir Bermudez : Como todo en la vida conlleva un cambio, tanto de pensamiento como de procesos. La universidad está en constante transformación, abordando temas como impresión 3D, robótica y drones, entre otros. Si bien es cierto que todo lo tecnológico conlleva gastos, estos se trasforman en inversión cuando se implementan en nuevas carreras.

En el caso de la universidad, en el plan de estudios, se ha realizado cambios en el cual se incluye la robótica y se encuentra en un desarrollo transversal con otras carreras. Aún estamos en proceso, pero estamos avanzado. Actualmente contamos con cuatro Robots NAO, con los que se hacen demostraciones y trabajos en aulas. En 2016, junto al compañero docente investigador Marvin Osmaro, se realizó una investigación con niños con autismo.

La robótica está generando cambios a gran escala, desde la juventud a personal docentes. En la universidad contamos con cuatro impresoras 3D, de las cuales dos se utilizan para investigación y las otras dos son para los estudiantes de la facultad de Tecnología.

Pregunta: Desarrollar un proyecto de robótica requiere trabajar muchas facetas y áreas tecnológicas. Nos gustaría que nos resumieras cómo afrontas un nuevo proyecto, desde el proceso inicial de investigación del robot hasta el desarrollo del mismo.

Respuesta de Ademir Bermudez: Algo que me gusta mencionar es que ya sean institucionales o personales, mis proyectos tienen la finalidad de ayudar de forma positiva a la humanidad. Todo proyecto debe tener como punto de partida resolver un problema. Si bien es cierto que los proyectos que actualmente poseo aún están en etapa de desarrollo, como prototipos, su fin es ayudar a resolver un problema para facilitar la vida humana.

Podemos enumerar los criterios generales que seguimos a la hora de afrontar un nuevo proyecto:

  • Determinar un problema.
  • Plantearse una o varias opciones para dar solución a ese problema.
  • Determinar un costo preliminar, (materiales tanto nacionales como internacionales) para tener un diseño en bosquejo en 2D.

Una vez que hemos superado esa ardua fase, pasamos a diseño digital en 3D para, posteriormente determinar las partes electrónicas con respecto a su diseño. A continuación, la lógica que llevará el robot; es decir, qué debería hacer y cómo debería hacerlo, para finalizar con la programación de este. Este es el ciclo a seguir hasta tener un prototipo aceptable a los objetivos planteados.

Cronología del robot Robi creado en el Salvador

Tomemos como ejemplo el proyecto del robot ROBI, cuyo objetivo principal es ser un robot que ayude a los terapeutas para la interacción con los niños.

En ese punto tenemos:

  • El problema: la interacción de los niños.
  • Solución: una posible solución es crear un robot que parezca un niño de entre 8 a 10 años, que pueda hablar, mostrar emociones y pueda “jugar”.

El terapeuta, sin ser programador, tiene que ser capaz de controlar el robot, sin complicaciones y que le permita tomar otro punto de vista en la interacción de los niños.

Para hacer esto posible pasamos por diferentes etapas que son fundamentales, teniendo claro lo que se desea hacer: primero, un diseño a mano (2D) de cómo se debería de ver el robot. Luego un diseño 3D con la idea más clara. Posteriormente pasamos a la parte de electrónica, para luego pasar a la lógica de cómo debería moverse el robot mediante procesos lógicos matemáticos.

diseño y desarrollo de un proyecto de robótica e investigación de un robot

Una vez teniendo esto, pasamos a la parte de la programación del robot para, posteriormente, volver a diseño en caso de que sea necesario, lo cual lleva un ciclo de mejora antes de la primera versión. Dejar claro que esto es solo un esquema genérico, cada parte lleva subprocesos más detallados.

Pregunta: La metodología STEAM es cada vez más imprescindible en la Robótica Educativa. Háblanos un poco de vuestra experiencia en la Universidad y en INNOTECH UGB (YouTube y Facebook).

Respuesta de Ademir Bermudez : Yo no me formé para dar clases de robótica. Pero cuando estudiaba en la universidad y recibía clases de matemáticas, estadística y otros afines, siempre pensaba la manera de relacionarlas en otras áreas. Cuando impartía clases pensé en cambiar eso, dar la materia de una forma más entretenida y a los jóvenes les gusta ver la parte práctica de las matemáticas o, como se dice, la parte aplicativa de la misma. Entre los jóvenes que daba clase, tres se acercaron a mí comentando que les gustaba la forma en que mezclaba la matemática teórica con la Ingeniería haciéndola interesante, y de ahí surgió la idea de fundar el equipo.

Cuando comencé formalmente con la robótica fue en 2012. Pasé dos años aprendiendo de LEGO, Arduino y similares para comprender la lógica, cómo aplicar los procesos y cómo la matemática y la estadística estaban metidas en ello. Al finalizar esos dos años y tras varios robots de prueba, en 2014 decidí impartir el taller de Robótica UGB, con la idea fundamental que los jóvenes de grado medio y bachillerato puedan relacionar los contenidos de sus materias y, mezclando matemáticas, física y programación, poder aplicar esos conocimientos en un proyecto de robótica y crear sus propios robots.

Que vean que sus androides son capaces de realizar ciertas tareas gracias a la programación que han realizado, motiva enormemente a los jóvenes a ser innovadores, investigadores, inventores y desarrolladores de una forma divertida.

Para este 2020 la duración total del taller es de 48 horas y se enfoca en 5 módulos, los cuales son:

Taller de robótica de Ademir bermudez en El Salvador
  1. Robótica sin programación (crear dos robots sin programación)
  2. Robótica con Arduino (tres robots con programación)
  3. Impresión 3D
  4. Programación de aplicaciones para móviles
  5. Kit de robótica KUboGB: proyecto creado para talleres de robótica, en varios lenguajes de programación.

Muchos alumnos, tras estos talleres, han tomado carreras afines a ingeniería, motivados por lo aprendido. Hay alumnos del equipo que han sido referentes, tanto a nivel nacional como internacional y, al graduarse en la universidad, han sido contratados por sus conocimientos y logros destacados en el equipo.

Curso de robótica en el Salvador dirigido por Ademir Bermudez

Desde 2014 he tenido más de 200 alumnos que han formado parte del equipo INNOTECH y más de 300 han pasado por talleres de robótica

Pregunta: Formar un equipo de trabajo equilibrado es un pilar fundamental para llevar a cabo cualquier proyecto en la vida. Desde tu experiencia como docente, ¿cómo combinas las cualidades de tus alumnos para formar los grupos de trabajo?

Respuesta de Ademir Bermudez: En el caso de los jóvenes, mi punto de referencia es su deseo de superación personal, el sueño de hacer algo y sentir que lo pueden hacer.

Desde hace poco se han comenzado a presentar pequeños artículos de sus proyectos. El coordinador presenta una estructura como base y posteriormente los líderes de áreas (alumnos sobresalientes en distintas áreas) y el líder del proyecto finalizan su redacción añadiendo su aportación.  

La persona que desee ser miembro del equipo deberá esperar a la convocatoria y rellenar un formulario en el que se menciona que formará parte del equipo por deseo de superación y trabajo en equipo. Asimismo, participará en dos reuniones informativas donde se le indica lo que debe y no debe hacer en un grupo de trabajo y cuáles son los beneficios que aporta. Una vez la persona acepta, se pasa a dos meses de prueba, donde pueden participar de apoyo o en su propio proyecto, siempre de la mano del líder de área y coordinador.

Se realizan reuniones una vez por semana, para hablar de los avances de los proyectos en términos generales y los eventos a participar. Los grupos de trabajo los organizamos por:

  1. Afinidad: se da cuando los jóvenes ya han trabajado en varios proyectos juntos y conocen bien las habilidades y destrezas de cada uno
  2. Habilidad: en este caso depende del proyecto o evento a desarrollar, cuentan más las habilidades de la persona que la afinidad.
  3. Trabajo de aprendizaje: Se crean para incluir a nuevos miembros y conocer cómo se relaciona con el equipo, sus destrezas y sus debilidades.

Pregunta: En España la ilusión por la robótica entre los más jóvenes es imparable. Anualmente crece el número de alumnos que se inscriben en talleres extraescolares para desarrollar sus propios proyectos. Desde la ventana de cualquier aula de vuestra universidad se observa perfectamente la majestuosa ladera del Volcán de San Miguel. ¿Crees que definitivamente la Robótica Educativa ha erupcionado en El Salvador?

Respuesta de Ademir Bermudez: Desde mi punto de vista, sí. Quizá no es un volcán que ha explotado, pero poco a poco está indicando, por medio de señales de humo, que la llama crece y se prepara para salir el magma.

En mi país cada día hay más jóvenes interesados por la tecnología 5G, la robótica y la Inteligencia Artificial y lo ven de una forma muy diferente a como yo lo ví a su misma edad. Ellos han nacido en la era tecnológica de internet y los smartphones. Los ven en sus casas y en sus trabajos, por lo que su interés en aprender y entender estas nuevas tecnologías es mayor.   

Pregunta: Uno de los proyectos más importantes en los que has participado es en el desarrollo del Robot ALAN, Robi y Christopher. Háblanos un poco de sus particularidades.

Respuesta de Ademir Bermudez: ROBI es un robot de forma humanoide, desarmable y que puede controlarse por una aplicación desde el teléfono móvil, desde el ordenador y por medio de movimientos corporales. Posee dos modalidades: aunque su principal función es para niños con autismo, se puede trabajar en diferentes lenguajes de programación para niños desde bloques hasta por códigos. Simula tener conversaciones interactivas emitiendo emociones. Y aunque puede mover su cabeza y brazos se mantiene estático en el mismo lugar.

Posee en total 200 funciones, su memoria interna permite almacenamiento de hasta 32 GB y la versión 4.0 está programado en Arduino, Visual Studio y Android. Dicho proyecto fue dirigido a México en 2019.

El robot ALAN es el proyecto más complejo, puesto que con él se espera lograr que sea capaz de reconocer patrones, colores, objetos y formas, que pueda tomar fotos y videos y guardarlas en la nube y simular conversaciones. Dispone de dos brazos robóticos articulados con los que interacciona con las personas.

Ademir Bermudez es un profesor e investigador de robótica de El Salvador

La versión 1.0 dio problemas en los materiales y el diseño 3D, pero se logró lo básico en el funcionamiento. En la versión 1.5 se ha rediseñado todo el robot y será capaz de desplazarse por medio de orugas de un punto a otro, además de reconocer sonidos, objetos, colores y formas y contar con una memoria de 32 G.

El proyecto KuBoGB, es un kit de robótica pensado para alumnos desde cuarto grado hasta nivel universitario, en el cual se pueden crear figuras variadas, con o sin programación. Permite desarrollar las habilidades y destrezas de los jóvenes y les motiva a aprender de una forma divertida y amena las matemáticas, geometría y estadística.

Cada paquete permite que el alumno sienta la curiosidad de cómo crear un robot o replicar alguno visto en el manual de creación y pueda desarrollar sus propios proyectos, ya que la imaginación no tiene límites. El kit permite hacer robots en varios niveles y no requiere ser experto en programación, ya que se puede programar desde softwares de robótica de bloques hasta programaciones más complejas.

El proyecto Christopher, considerado un robot de servicio, posee 235 funciones, con una memoria16G. Es capaz de mostrar emociones, puede desplazarse de un lugar a otro, sacar fotos en calidad de 2mb y es controlable por ordenador o móvil. Posee cinco modalidades: Seguridad, Educativo, Entretenimiento, Salud y Servicio.

Ademir Bermudez investigador y creador del robot Christopher en el Salvador

Cabe destacar que es capaz de realizar cálculos matemáticos básicos como sumas, restas, multiplicaciones y raíces cuadradas. Participó en 2018 en California, en el proyecto titulado “Christopher: un robot social y de servicio”.

El proyecto se dio por terminado el año pasado pero en la actualidad utilizamos su tecnología para desarrollar un nuevo robot con diferente diseño y enfoque. Será impreso en 3D y tendrá un nuevo nombre, al ser totalmente distinto a su predecesor.

Pregunta: La eclosión que a nivel mundial ha sufrido la robótica en la última década es en gran medida como consecuencia de la integración en los robots de la Inteligencia Artificial y el Big Data. ¿Hasta dónde crees que nos va a llevar?

Respuesta de Ademir Bermudez: Muchos temen a la robótica y a la Inteligencia Artificial, principalmente por la mala fama del cine, que en los años 80 y 90 pintaron a los robots como maquinas que destruirán a la raza humana. Incluso con la cuarta Revolución Industrial se habla de desempleos masivos. No obstante, debemos recordar que países súper desarrollados siguen incorporando robots y no les temen, tampoco a la IA. Es más, apuestan por ello para que la raza humana mejore. Un ejemplo de ello es Japón, un país súper desarrollado que aman a los robots.

En mi país, como parte de Latinoamérica, temen esta tecnología por el cine y por el desempleo que pueda generar, pero cuando vemos cómo las personas se adaptan al cambio y se preparan vemos que no debemos temer. Hace algunos años nadie tenía un móvil en mi país y hoy no se puede vivir sin ellos y cuanto más inteligentes sean es mejor, dicen. Eso da como partida aceptar cambios tecnológicos.

Hoy los jóvenes desean aprender y conocer más de IOT, Big Data, Machine learning y Deep learning, entre otras tecnologías. Si bien algunos trabajos desaparecerán, otros surgirán y, aunque la tecnología avance a gran escala, debemos recordar qué nos hace especiales. Como seres humanos, tenemos algo llamado conciencia y somos capaces de ser seres creativos y espontáneos, pero las nuevas tecnologías, tanto la robótica como la IA, han llegado para quedarse.

Hace poco leía una nota donde se hablaba del riñón biónico que evita la hemodiálisis y mientras unos alababan el logro, otros criticaban la tardanza en su creación. Siempre habrá un punto de discordia que es válido. Pero los avances siguen y, poco a poco, los humanos debemos adaptarnos. Quizá un día tengamos máquinas como compañeros de trabajo o que lleguen a hacer nuestro trabajo, y los humanos podamos disfrutar de una vida larga y saludable.

Pregunta: Para ir concluyendo la entrevista nos encantaría que nos avanzases cuál es tu último reto profesional.

Respuesta de Ademir Bermudez: Estoy preparando un nuevo proyecto el cual es tener varios mini Chris. Serán robots humanoides impresos en 3D, para fines educativos, en distintas versiones: desde Chris 0.5 hasta uno impreso y funcional como el original y mejorado. Cada Chris será diferente a su predecesor, hasta tener un proyecto Chris muy avanzado.

Espero tenerlo acabado para finales de agosto, junto a varias versiones de sus mini Chris. Es parte de mis sueños, lo desarrollo en mi hogar y espero poder presentarlo a finales del presente año.

Ha sido un placer conocerte Ademir y que compartas con Revista de Robots parte de tu experiencia y de tu vida. Estaremos expectantes a tus nuevos proyectos y al desarrollo de la robótica en El Salvador.

Revista de Robots te recominda:

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más