ROBÓTICA

El nuevo AGV L1 de SAFELOG levanta cargas de hasta 1500 kg

Actualmente, muchos procesos y sistemas para las tareas de transporte interno en producción o intralogística están experimentando cambios radicales. Esto se debe a las medidas de distanciamiento e higiene que actualmente se aplican tanto a los empleados como a los clientes y proveedores, por otro lado la automatización está atravesando cambios constantemente. Especialmente en el área de transporte interno de las empresas, los vehículos de guiado automático (AGV) se han convertido en la solución precisa.

SAFELOG GmbH con sede en Markt Schwaben (Alemania), con su variada familia de productos AGV ofrece soluciones para este tipo de tareas que pueden aplicarse en prácticamente cualquier tipo de entorno. En la actualidad la gama de productos está formada por tres tipos de modelos AGV S2, AGV M3 y AGV L1, aparte de más modelos en desarrollo. El control basado en agentes elimina la necesidad de una estación de control central de alto nivel, permitiendo el funcionamiento eficiente y rentable de un pequeño número de vehículos, así como el despliegue en tamaños de cientos de ellos. Con la introducción del modelo AGV L1 en 2020, ahora se pueden levantar cargas de hasta 1500 kg o remolcar hasta 3000 kg.    

El nuevo AGV L1 de SAFELOG levanta cargas de hasta 1500 kg

“A la hora de desarrollar nuestros flexibles e inteligentes modelos AGV, hemos tomado en cuenta los requisitos que acompañan al avance de la automatización”, señala Mathias Behounek, director general de SAFELOG GmbH. “Para ello, nos hemos beneficiado de nuestros años de experiencia en el mapeo e implementación de procesos intralogísticos”. Dado que cada vez son más los desplazamientos y procedimientos que deben realizarse con la ayuda de vehículos de guiado automático, la flexibilidad operativa de los AGVs de SAFELOG premian desde cualquier punto de vista. De acuerdo con el modelo y la tarea, los vehículos pueden ser equipados con diversas estructuras. Sin embargo, los dispositivos también son adecuados para acoplar remolques y carretillas o también para elevar y transportar cargas.

No es necesaria una estación de control general

Cuanto menor sea el número de robots móviles de almacén necesarios para realizar un proceso específico, más difícil será para muchos fabricantes de AGVs ofrecer una solución rentable. Esto se debe principalmente al hecho de que se requiere una estación de mando general para el control del vehículo. Sin embargo, esta compra solo es rentable a partir de un mayor número de vehículos, ya que los costos de hardware y software de la estación de control, así como su programación son muy elevados. “Nuestros vehículos de guiado automático cuentan con un sistema de control basado en agentes que permite a los vehículos comunicarse individualmente entre sí, así como con las instalaciones de producción y logística a su alrededor”, explica Behounek. “El software se configura de forma específica para el cliente según los requisitos respectivos y garantiza la coordinación de rutas, así como la distribución de las tareas gracias a su inteligencia de enjambre”.

Revista de automatización industria
Suscríbete a nuestra Revista de Automatización

Para lograr la mayor disponibilidad técnica posible del sistema global, se dispone de varios tipos de navegación, que también pueden utilizarse de forma combinada. La comunicación entre los robots para logística se lleva a cabo a través de WLAN, pero el uso del nuevo estándar 5G también está ya en fase de prueba. Se ha desarrollado también una aplicación para dispositivos móviles que garantiza una visión general del sistema en tiempo real y muestra el estado de funcionamiento actual.

Expansión de la gama de aplicaciones

Con el lanzamiento al mercado del AGV L1, SAFELOG ha llevado a un nivel superior su catálogo en términos de carga y desplazamiento. “Con una altura de solo 340 mm, el AGV L1 es adecuado, por ejemplo, para conducir bajo palets o cajones cuyo peso puede ser de hasta 1.500 kg, y remolcar hasta un peso de 3.000 kg”, explica Behounek. “Esto nos permite encargarnos de gran parte de las tareas habituales de transporte. Por razones de seguridad, la altura total del AGV y de las mercancías transportadas no debe superar los 2 m”.

El sistema de control permite el desplazamiento omnidireccional, por lo que el AGV puede moverse en cualquier dirección en cualquier momento. Esto aumenta la flexibilidad operativa de los vehículos, ya que pueden maniobrar en los espacios más reducidos. Para evitar una interrupción del flujo de material por los desplazamientos a las estaciones de carga eléctrica y poder operar 3 turnos seguidos, es posible equipar los puntos de embarque y desembarque o las estaciones de trabajo con placas de contacto de carga para las baterías del AGV durante la operación. “Nuestro objetivo es responder a las peticiones y deseos de nuestros clientes con soluciones flexibles e inteligentes”, resume Behounek. “Como proveedor de sistemas basados en software, disponemos de amplios conocimientos para abordar este objetivo cada día”.

Fuente: Safelog.de

Directorio de empresas de automatizacion

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más