ROBÓTICA

“La robótica; un escalón esencial para un nuevo comienzo” por Fernando Fandiño de MiR

La automatización representa la solución para el futuro de la industria de los productos de gran consumo en el mundo de ‘la Nueva Normalidad’ por Fernando Fandiño, Director de Ventas para el Sur de Europa y MEA, MiR.

El mundo desarrollado está experimentando un momento histórico particular que representa el punto de partida de profundos cambios, debido a la pandemia global. La economía está en constante evolución, las demandas del mercado varían rápidamente y la cadena de suministro tiene que adaptarse continuamente.  

Gracias también al auge de la Industria 4.0, el entorno industrial ya ha estado adoptado tecnologías de automatización desde hace ya varios años  Cintas transportadoras de alta velocidad, brazos robóticos, cobots y otras tecnologías de automatización permiten operaciones más rápidas y precisas.

Fernando Fandiño Oliver Director de Ventas de MiR

Hoy en día, a medida que avanzamos hacia la “Era post-Covid”, el sector de gran consumo se ve obligado a reaccionar e innovar si quiere resistir las graves consecuencias económicas de la crisis sanitaria mundial. Las empresas que quieran invertir en automatización tendrán que adoptar algunas medidas clave para reevaluar y rediseñar sus procesos de producción.

La adaptabilidad es la clave

El sector FMCG se encuentra en un momento especialmente crítico, las necesidades de los consumidores y del mercado fluctúan incluso en un corto período de tiempo, las entregas se requieren con mucha más frecuencia y en un plazo de tiempo muy corto. Encontrar los ingredientes adecuados tan sólo unas semanas después del comienzo de la desescalada es aún más complejo que antes de la crisis. El distanciamiento social es también una verdadera limitación para las actividades normales de logística interna que requieren un nivel muy alto de manipulación y que normalmente implican a muchos empleados.

En la industria de los bienes de consumo es aún más importante mantener una producción elevada al mismo tiempo que una reducción de los costes. Al aprovechar las últimas tecnologías de automatización, como los robots móviles autónomos (AMR), de entrada los fabricantes pueden resolver el problema temporal de la reducción de personal asignando el transporte interno a los AMR. Las principales multinacionales de bienes de consumo se están beneficiando de los resultados obtenidos con la aplicación de la automatización. La receta ganadora parece ser continuar innovando para ser más competitivos. Las ventajas que se derivan de esta estrategia pueden considerarse como uno de los pilares en los que basar el crecimiento de una empresa.

Este momento representa una oportunidad para garantizar la continuidad de las actividades para todas las empresas que han comprendido el potencial de la automatización. Una vez vuelta a la normalidad, sobre la base de la experiencia adquirida, es posible consolidar los propios flujos de producción involucrando a todo el personal una vez que vuelvan todos al trabajo, adoptando un nuevo enfoque más ágil y rápido donde trabajarán en colaboración con los robots. En este contexto, es comprensible que las últimas estadísticas de la industria muestren que, para 2021, el 58% de las empresas de bienes de consumo utilizarán uno o más AMR para optimizar su logística interna. Para 2024, se espera que este porcentaje alcance el 79%.

Mejorar el entorno de la fábrica

Todo el mundo está tratando de volver a la normalidad, pero va a ser una normalidad muy diferente. Las reglas de los negocios están cambiando, pero para mantener la alta calidad y seguir siendo competitivos, reducir los costes por cualquier medio o lanzarse al mercado con una guerra de precios a la baja no son opciones que se debe plantear. Además, con incertidumbres como la fluctuación del coste y la disponibilidad de las materias primas, que también se ven afectadas por el impacto de la pandemia, y el cambio repentino de las preferencias de los consumidores una vez iniciada la desescalada, es realmente difícil para la industria de gran consumo dar respuestas rápidas.

Una estrategia que un fabricante puede aplicar para hacer frente a la nueva realidad podría consistir en introducir uno o más robots móviles autónomos en sus flujos de trabajo. Los AMR están diseñados para realizar tareas altamente repetitivas, reducir los cuellos de botella en la producción y los retrasos causados por la escasez de trabajadores debido al distanciamiento social.

Los operadores ya no tendrían que ocuparse de los procesos de transporte interno que consumen mucho tiempo, utilizando el tiempo ahorrado para dedicar sus habilidades y conocimientos a tareas de mayor valor y, por lo tanto, beneficiando a la empresa en su conjunto. La continuidad de los flujos de producción también garantiza un entorno de trabajo más seguro reduciendo al mínimo el riesgo de las bajas causadas por accidentes laborales. Al combinar la habilidad humana con la fiabilidad y la autonomía de los robots, la industria de los bienes de consumo puede construir un nuevo modelo que sea óptimo, genere verdadero valor y resulte atractivo para la empresa. El tiempo es dinero, y este periodo post-pandemia es probablemente el momento ideal para reevaluar y rediseñar los procesos internos y empezar a utilizar los AMR para realizar aquellas tareas de transporte interno muy laboriosas y que consumen mucho tiempo.

Robot de MIR

Lo que nos espera en el futuro

Algunos fabricantes siguen siendo reacios a invertir en esta tecnología por la creencia de que todavía está en sus comienzos o por la falta de una visión clara del valor que puede representar la automatización. Sin embargo, la automatización ha estado generando nuevas oportunidades para lograr entornos de trabajo más seguros, limpios y productivos antes de la crisis, y seguirá haciéndolo ahora con mayor rapidez. Dada esta transformación, el objetivo principal de las empresas manufactureras sigue siendo el mismo, mantener la competitividad en su sector, ahorrando tiempo, reduciendo los costes y respondiendo más eficazmente a las demandas de los clientes. Los primeros adoptadores, que comprendieron la eficacia de los robots móviles de almacén, ya han logrado resultados reales y mensurables en cuanto a la optimización del flujo y la manipulación de materiales y productos. Los procesos anticuados tienen problemas para seguir el ritmo de las cadenas de suministro cada vez más complejas y dinámicas; las empresas deben empezar a considerar seriamente la posibilidad de automatizar con la robótica o correrán el riesgo de perder más terreno frente a la competencia y acabar relegadas a los márgenes del mercado.  

Resistencia en cualquier situación

El año 2020 ha puesto de manifiesto de repente todos los defectos y la fragilidad de los antiguos modelos de producción. La lección que nos ha enseñado la crisis debe hacernos reflexionar sobre varios aspectos: nada puede funcionar ya de forma normal con los viejos modelos y estos modelos, ya probados y en funcionamiento, no son eternos. La automatización, como hemos visto en la historia industrial reciente, ha revolucionado el concepto de producción proyectándolo directamente al futuro y produciendo numerosos beneficios para la sociedad. La automatización ha sido capaz de hacer que cualquier empresa sea más resistente durante los períodos de crisis, en comparación con las que se aferran a funcionar de forma convencional. La robótica es la herramienta que ofrece una mayor protección a las empresas al hacerlas más capaces de soportar los cambios en las fuerzas del mercado, tanto a corto como a largo plazo. Un alto nivel de resiliencia permite mitigar el impacto de los problemas típicos de los tiempos de recesión o emergencia, ayudando a proporcionar la dirección correcta para poder adaptarse sin problemas y continuar su camino hacia el crecimiento.

Revista de Robots te recomienda:

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más