ROBÓTICA

Nuevo gripper de Schmalz con cuatro dedos blandos

Schmalz ha lanzado al mercado un nuevo gripper con dedos flexibles para agarrar objetos blandos del sector alimentario con suavidad y precisión.

Las necesidades del sector de la automatización requieren de herramientas flexibles que permitan agarrar piezas con extremada suavidad. Así sucede en el sector alimentario, en donde podemos encontrar desde verduras y fruta hasta repostería recubierta de chocolate, nata, merengue, etc… Es por ello que Schamlz presenta un sistema de agarre capaz de adaptarse a las condiciones más exigentes. 

La nueva garra de dedos flexibles OFG para la manipulación automatizada de alimentos sin envasar dispone de cuatro dedos flexibles de filigrana y redondeados imitan la mano humana y están hechos de silicona.

gripper de Schmalz con cuatro dedos blandos

Cuando la presión en su interior aumenta, el dedo se dobla para generar la unión por forma. Si la presión disminuye, el movimiento retrocede. Así, la OFG coloca los productos sensibles de forma cuidadosa y precisa, incluso en bandejas apretadas.

El gripper de Schamlz conforme con FDA (Food and Drug Administration) está indicado para aplicaciones en el ámbito higiénico: su cuerpo base de PET-P (polietileno tereftalato) ha sido diseñado para garantizar una limpieza sencilla y eficiente. Además la garra de cuatro dedos se puede adquirir con un material compuesto de aluminio para evitar la posible caída de pintura. La pinza OFG modelo es adecuado para aplicaciones en entornos industriales, por ejemplo en la logística de almacenes o como auxiliar de montaje.

Opcionalmente, una ventosa de fuelle colocada en el centro aumenta la fuerza de agarre y la estabilidad durante la reubicación. Mientras que la unidad de control “Basic” implementa la apertura y el cierre mediante vacío o presión, el control “Controlled” permite la configuración de parámetros mediante USB o una interfaz serie. Los usuarios también pueden integrar un control de robot y regular de forma continua el ángulo de apertura y la fuerza de agarre.

La pinza de cuatro dedos funciona en un rango de presión de -0,8 a 1,6 bar como máximo y ofrece una precisión en la repitibilidad de ± 0,06 mm a una velocidad de la pinza de 0,05 segundos. La pinza de dedos blandos es resistente a temperaturas de hasta 200 grados Celsius y garantiza la protección contra el agua y el polvo al contar con un grado de protección IP68.

Fuente: Schmalz.com

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más