ROBÓTICA

La robótica colaborativa se afianza en la transformación de la industria automotriz

El sector del automóvil se enfrenta ante uno de los momentos más importantes de su historia.  Golpeado frenéticamente durante el 2020 por la crisis global producida por el Covid-19 y la profunda crisis de los microchips acentuada en el último semestre, los proveedores y fabricantes de componentes para la industria automotriz encuentran en la robótica colaborativa un aliado con el que hacer frente a la revolución productiva y logística en la que se ven inmersos.

Tras una caída del 32% de las ventas de vehículos en España, tal y como señala un informe presentado por Anfac, Faconauto y Ganvam (representantes del sector), la industria automovilística se ha reactivado progresivamente en 2021. La transformación global que se está produciendo para adaptarse a la llegada del vehículo eléctrico está poniendo a prueba a los fabricantes, obligándolos a replantearse los modelos actuales de fabricación. Con más de 1000 empresas que hay ubicadas en España dedicadas a fabricar componentes del automóvil, el reto es, ¿cómo puedo alcanzar nuevamente la competitividad de mis productos a nivel global?

La robótica colaborativa se afianza en la transformación de la industria automotriz
Cobot de Universal Robots

La madurez cosechada en la última década por la robótica colaborativa proporciona a las empresas una nueva herramienta productiva totalmente confiable y sin límites tecnológicos, que le permiten abanderar la transformación de las fabricaciones inteligentes dentro de la denominada Industria 4.0. Tras décadas en las que los robots industriales tradicionales han liderado el sector dadas sus incuestionables capacidades productivas, los robots colaborativos se han hecho un hueco relevante debido a sus ventajosas particularidades. Con una configuración muy sencilla y su facilidad para una rápida configuración, son especialmente prácticos y flexibles para adaptarse sin excepciones a cualquier reto productivo.

Hay que subrayar que existen otros factores que por su potente impacto están conquistando a los fabricantes de componentes, y es el cambio de paradigma que los cobots han proporcionado dentro de las plantas productivas. Ahora los operarios y los robots colaborativos pueden trabajar en un mismo entorno de trabajo sin que tengan que instalarse elementos de seguridad añadidos, como es el caso de los vallados de seguridad. Además de reducir los costes y facilitar un retorno de la inversión (ROI) más rápido, estimado normalmente en tan solo unos meses (en función de los accesorios y las horas productivas), se ha demostrado que la colaboración entre un cobot y un operario en una línea de montaje mejora sustancialmente el rendimiento de las producciones.

Todo ello es posible gracias a que Universal Robots, líder global en el diseño y fabricación de robots colaborativos con más de 50.000 unidades vendidas en todo el mundo, ha incidido en el desarrollo de una tecnología que permite la interacción de los trabajadores con los robots colaborativos de manera totalmente confiable. Para lograr alcanzar tan elevado nivel de seguridad han integrado 17 funciones que, entre otros elementos, incluyen sensores de fuerza en cada eje que permiten detectar el menor contacto con una persona para reducir la velocidad o detener el robot en caso de que fuese necesario. Gracias al potente catálogo de robots que UR pone a disposición de sus clientes con una capacidad de carga de hasta 16 kg, ahora es posible automatizar procesos complejos, como puede ser el montaje de piezas y componentes electrónicos, atornillado, rebabado y pulido de piezas, o realizar controles de calidad de los productos, incluido el escaneo de las soldaduras, entre otros.

Son muchas las fábricas del sector automovilístico que ya han adoptado esta tecnología tan disruptiva, como es el caso de la planta de Ford en Valencia, en donde para finales de 2021 Universal Robots habrá instalado un total de 45 robots colaborativos en sus líneas de montaje. “Gracias a la estandarización, el coste de los robots y el hecho de no tener que instalar un vallado ni estaciones grandes, hemos conseguido un ROI mucho mayor que con robótica tradicional”, afirma Daniel Llin Terol, New Thechnologies Engineer de Ford.

Por último señalar que existen varias aplicaciones que están acelerando la integración de esta tecnología en las empresas, y nos gustaría destacar el uso de robots colaborativos sobre robots móviles para dotarles de movilidad y de mayor autonomía dentro de un entorno productivo, el diseño de líneas de fabricación en donde los robots y los operarios trabajan juntos de manera confiable, y dotar de Visión 3D a los cobots para que realicen los controles de calidad optimizando los procesos, sin errores, y por tanto mejorando la calidad del producto final.

Más información: Universal-robots.com

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más