ROBÓTICA

Robótica e Internet of Things, cuestión de entendimiento

Actualmente la robótica está muy presente en los diferentes campos industriales, debido a la gran competitividad y necesidad de ajustar costes. Todas aquellas empresas que desean seguir siendo competitivos deberán implementar sistemas robóticos en sus cadenas de montaje, en líneas de producción, transporte y logística. Con ello aumentarán su nivel de precisión, resistencia y velocidad en sus cadenas de trabajo, además de realizar operaciones repetitivas y peligrosas de una forma segura y eficaz sin poner en riesgo laboral a los trabajadores. Agilizarán los procesos de carga, descarga y almacenamiento mediante la automatización de procesos.

Un ejemplo son los Vehículos AGV. Son robots portátiles, automatizados y accionados por sensores que garantizan una mayor velocidad de trabajo, con la precisión y garantía de poder permanecer trabajando 24 horas al día.

La realidad es que entre 2020 y 2022 se prevé la instalación de unos dos millones de nuevos robots industriales en fábricas y almacenes de todo el mundo. A estos robots industriales se une el Internet de las Cosas (IOT), donde mediante diferentes sensores integrados en los propios robots permiten el envío de una valiosa información que será tratada y analizada posteriormente. Con toda esa cantidad de información recopilada, y con la integración de otros sistemas, se podrá ampliar y mejorar tareas a realizar, provocando que los robots sean mucho más eficientes y flexibles.

Robótica e internet of Things

El almacenamiento y análisis de información por parte del sistema robótico, complementado con una comunicación con otros dispositivos (Robots colaborativos) provoca un aprendizaje colaborativo que optimiza la automatización de los procesos industriales de una manera más eficaz y rentable.   

La tecnología inteligente monitoriza y modifica las actuaciones que hay en su radio de acción adaptándose y aprendiendo según la información recibida. Detecta, diagnostica y comunica un posible problema en el sistema de fabricación y actúa en consecuencia, optimizando el rendimiento y reduciendo el tiempo de parada.

Esta capacidad de adaptación de los robots en conjunto con la IOT permitirá una mayor flexibilidad a la hora de la fabricación de componentes, reduciendo costes y creando una mayor productividad en la Industria 4.0

Es cierto que integrar estas nuevas tecnologías robóticas en nuestra cadena de trabajo requiere de inversiones importantes, y que deberán de ser correctamente implantados y evaluados para saber a qué ritmo vamos a percibir el retorno de la inversión (ROI). Sin embargo hoy en día el éxito de las empresas pasa por gestionar eficazmente el Internet of Robotic Things (IoRT)

Revista de Robots te recomienda:

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más