ROBÓTICA

El robot GP25 demuestra el potencial de la robótica para el Machine Tending

La integración de esta celda robotizada para la carga y descarga de piezas logra que el cliente optimice sus procesos y gane en flexibilidad productividad.

La robótica industrial se ha instalado en el sector de la máquina y herramienta como una de las mejores alternativas para satisfacer las necesidades productivas tanto de los pequeños como de los grandes fabricantes. En este nuevo caso de éxito ha sido Mahlo, uno de los principales fabricantes a nivel global de sistemas de medición, control y automatización para diferentes industrias, la que ha decidido dar el paso y adentrarse en el sector de la robótica industrial para mejorar su competitividad.

El robot GP25 demuestra el potencial de la robótica para el Machine Tending

El proceso de carga y descarga de piezas en el torno que se precisaba automatizar tenía diferentes dificultades que hacían presagiar al cliente que le iba a costar encontrar una solución que se adaptase a sus necesidades. La aplicación propuesta por RILE Roboter und Anlagentechnik, un fabricante de máquinas diseñadas a medida, fue una celda robotizada para el Machine Tending (cuidado de máquinas) desarrollada por la propia compañía que incorpora un robot industrial para un centro de mecanizado.

El integración de esta célula compacta ha podido demostrar al cliente lo altamente flexible que puede ser la carga automatizada de piezas en su máquina. “Efectivamente, hemos puesto mucho trabajo y conocimientos técnicos en esta solución aparentemente sencilla y precisamente por eso, la célula ha sido un éxito desde el principio. Muchos clientes satisfechos la utilizan ahora para cargar y descargar sus máquinas herramienta” reflexiona Michael Füller, director regional de ventas de RILE Management.

Directorio de empresas de automatizacion

Al cabo del día ahora se realizan cientos de piezas en la célula que repiten contantemente el siguiente proceso; las piezas en bruto se depositan en una estación de alineación para seguido ser alojadas en el husillo principal del torno. Una vez ha sido torneada se retiran para ser introducidas en el fregadero y pasar por un depósito de purga. Para acabar las piezas terminadas se depositan limpias y secas.

El sólido sistema móvil combina un bastidor base estable, una mesa giratoria que se carga manualmente en paralelo a la producción, un portapiezas flexible y un robot para carga piezas de un torno. “Al diseñar la célula, nos concentramos en lo esencial y redujimos el número de componentes al mínimo. Prescindimos de un sistema de visión, limitamos el uso de sensores y otros componentes electrónicos a lo estrictamente necesario y ni siquiera equipamos la mesa giratoria con un accionamiento propio. Esta tarea se asignó al robot. Con este principio minimalista conseguimos una disponibilidad de casi el 100%, y eso es precisamente lo que valoran nuestros clientes”, asegura Michael Füller.

El cliente ahora dispone de una aplicación compacta simple y altamente flexible que incorpora un robot industrial de Yaskawa, concretamente el modelo GP25 que con una grado de protección IP67 (protegido contra líquidos y polvo), cuenta con 6 ejes y una capacidad de carga de hasta 25 kg.

Fuente: Yaskawa.es

Esta Web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia. Si las aceptas, asumimos que estás de acuerdo con ellas. OK Leer Más